Earth Dimension C-137

Blog en Español

Seis meses con el Apple Watch: ¿vale la pena?

Edit: (Noviembre-2015) este artículo fue escrito originalmente en Mayo de 2015, cuando recibí mi Apple Watch por primera vez. He revisado mis comentarios y modificado cualquier opinión que haya cambiado con respecto a ese momento.

Hace una semana llegó hasta Costa Rica mi Apple Watch. Este es el primer producto de Apple para el que soy early adopter; en todas las otras ocasiones he esperado al menos una o dos generaciones antes de tomar la decisión de comprar.

El Watch es la primera línea de producto que Apple lanza en 5 años, y el primero después de la muerte de Steve Jobs. La expectativa y el buzzalrededor del lanzamiento fueron dignos de cualquier lanzamiento de Apple, como siempre pintado de controversia y debate, de fans y haters.

Apple está tratando de posicionar el reloj con tres mercados/objetivos iniciales: el reloj como accesorio de moda, como medio de productividad y finalmente como herramienta de salud, los tres objetivos reflejados en sus tres modelos: el Apple Watch Edition de oro de 18k, el Apple Watch de acero inoxidable y el Apple Watch Sport, de aluminio (léase aluminum con acento de Jony Ive).

El reloj como accesorio de moda y lujo

Antes de cargar un celular en nuestros bolsillos, el reloj de muñeca era prácticamente la única manera eficiente de saber la hora. Durante mi infancia tuve muchísimos relojes digitales y análogos, incluyendo el clásico Mikey Mouse. Para mí, el reloj era primera y únicamente un aparato de conveniencia para saber la hora.

Naturalmente la necesidad de tener un reloj disminuyó con el celular y eventualmente desapreció. Fue en este momento, (y después de superar la economía universitaria), cuando empecé a entender el valor de un reloj como accesorio, una industria que hoy vale más de $25 billones de dólares.

Más allá que dar la hora, los relojes son un accesorio de moda, lujo y status.
El Patek Philippe Sky Moon Tourbillon es un reloj mecánico que despliega la posición de las estrellas en tiempo real. En Costa Rica hay dos de 10 ejemplares únicos en el mundo, cotizados por más de $1M de dólares.

El Patek Philippe Sky Moon Tourbillon es un reloj mecánico que despliega la posición de las estrellas en tiempo real. En Costa Rica hay dos de 10 ejemplares únicos en el mundo, cotizados por más de $1M de dólares.

 

El reloj es una combinación de joyería e ingeniería que lo convierten en muchas ocasiones en una pieza de arte, que se cotiza fácilmente en decenas y hasta cientos de miles de dólares. Los relojes de lujo no se venden para dar la hora, se venden como un accesorio que habla de quién lo usa, de sus gustos y claramente, de su status económico; Apple entendió esto perfectamente antes de crear el Apple Watch. Más sobre eso en un momento.

 

Samsung primero, Google experimenta, Apple refina

Tal vez el ejemplo más claro para entender este popular headline en tecnología, es la lectura de huellas dactilares. Sabemos digitalizar huellas desde hace décadas, pero fue en los 2000s que se trató de traer a las masas integrando lectores en PCs portátiles.

Las laptops con lectores fueron orgánicamente discontinuadas, porque la tecnología no pareció generar suficiente interés. La verdadera razón fue un problema de usabilidad.

Estos sistemas tenían un lector que estaba a un lado del aparato, una ubicación que requería un esfuerzo adicional del usuario no solo para configurar el lector y las contraseñas, sino para mover la mano a donde correspondía y hacer un swipe sobre el lector.

Tomaba prácticamente la misma cantidad de tiempo escribir una contraseña que desbloquear el dispositivo con el dedo, entonces no había ningún incentivo para el usuario.

Apple logró desarrollar el primer lector de uso masivo -exitoso- con su TouchID. Los que han tenido la experiencia de usar un iPhone 5S o mayor, entenderán lo intuitivo que es simplemente tocar un botón para desbloquear el teléfono, en vez de escribir un pin. Un tap en vez de cuatro. De paso es el único botón en la cara del teléfono, y cumple muchísimas otras funciones en el sistema operativo.

Apple TouchID, introducido en 2013 con el iPhone 5S

Apple TouchID, introducido en 2013 con el iPhone 5S

Apple perfeccionó la lectura de huellas digitales, y era natural utilizar esta función como verificación personal para Apple Pay, el nuevo sistema de pagos.

Buena usabilidad significa que una acción es intuitiva para el cerebro y que requiere el absoluto mínimo esfuerzo y fricción por parte del usuario. Normalmente tendríamos que sacar la billetera, buscar la tarjeta, pasar la tarjeta, firmar voucher y guardar o botar la copia de la factura. Ahora solo arrastramos teléfono y listo. Parece tan insignificante, pero está lejos de serlo: la usabilidad solo se perfecciona con diseño, tanto de lo que vemos como lo que sentimos, y Apple es claramente el experto en el tema.

 

Los intentos fallidos de Smartwatches

Los primeros vestigios de un Smartwatch vinieron con los wristbands para deportistas. Un aparato diseñando con el objetivo claro de medir el pulso y servir de monitor para hacer ejercicio. Eran relojes en el sentido de que daban la hora, pero no estaban hechos para llevarlos, por ejemplo, a una cena formal. Sin embargo, han sido (hasta ahora) exitosos dentro de su mercado.

El Motorola 360, de $249 a $330.

El Motorola 360, de $249 a $330.

Samsung, Motorola y Pebble publicaron los primeros smartwatches per se, pero sus productos no fueron un éxito rotundo (por no decir ‘fracasaron’). La mayoría de los usuarios no vieron el valor agregado de cargar un dispositivo en su brazo, preocuparse por la batería todas la noches, a cambio de un mínimo beneficio de poder contestar llamadas en la muñeca y una que otra función más.

Además de una variable de facilidad de uso (que no es uno de los fuertes de Android), Samsung y Motorola obviaron un detalle fundamental de los relojes: son un dispositivo sumamente personal, asociados con moda y lujo.

Todos los smartwatches antes del Apple Watch rondaban los $100-$350, su mercado era muy claro: millenials, early adopters, usuarios interesados en tecnología que querían estar a la vanguardia de los wearables.

Desde la concepción del Apple Watch el plan de Apple era entrar a competir en ese mercado de USD $25 billones de relojes de lujo, y eso requirió una estrategia que tardó décadas en materializarse.

Apple como compañía de lujo

Se dice que toda marca debe posicionarse para vender a una de 3 partes del cuerpo: al cerebro, al corazón y a los genitales.

Extracto de la charla de Scott Gallaway, ‘The Four Horsemen’  https://youtu.be/XCvwCcEP74Q?t=10m57s

Extracto de la charla de Scott Gallaway, ‘The Four Horsemen’ https://youtu.be/XCvwCcEP74Q?t=10m57s

Al cerebro se posicionan todos los productos de supervivencia y bienestar: comida, bienes raíces… Los consumimos porque los necesitamos y queremos lo mejor para nosotros y nuestros seres queridos.

Otras marcas se enfocan en venderle a nuestro corazón, probablemente el ejemplo más claro es Coca Cola. Todas sus campañas le hablan a nuestros sentimientos: Santa Claus y los osos polares, el primer beso, destapá la felicidad. Coca Cola nos manipula y nos hace asociar su (deliciosa) gaseosa con felicidad y amor, y ese es su principal diferenciador contra Pepsi.

Finalmente tenemos los productos que venden a los genitales, a nuestra naturaleza animal/humana de buscar al mejor candidato para procrear.

Ningún hombre compra un Maserati esperando pasar desapercibido y ninguna mujer compra un bolso Louis Vuitton sin esperar atraer la atención del dueño del Maserati.

Nos gusta pensar que somos más evolucionados que eso, pero no es así; es nuestra naturaleza animal de mostrar poderío dentro de las normas sociales de nuestro ecosistema. Las marcas de lujo le venden a nuestros genitales y es por eso que los márgenes se vuelven mucho más altos.

Y he aquí la jugada de marca más importante de las últimas décadas.

“Apple es la única marca de tecnología que ha logrado evolucionar de venderle al cerebro (con sus primeras computadoras, útiles para el trabajo) a venderle al corazón (cantándonos con la música de sus iPods) a venderle a nuestro instinto de reproducción, con artículos de lujo”. — Scott Gallaway

El hecho de que los iPhones y las MacBooks sean más caros que su competencia tiene una razón: los productos Apple son un símbolo de status. Más allá de la guerra de PC vs Mac o de Android vs iOS, tener una iPhone y una Mac refleja, voluntaria o involuntariamente que te va mejor que a tu vecino que tiene un Huawei y una Asus.

Mapa de sistemas operativos en la zona de New York/New Jersey. Nótese como en la isla de Manhattan, la zona más cara para vivir, predomina el uso de iOS (rojo). En los suburbios predominan teléfonos con Android (verde).

Mapa de sistemas operativos en la zona de New York/New Jersey. Nótese como en la isla de Manhattan, la zona más cara para vivir, predomina el uso de iOS (rojo). En los suburbios predominan teléfonos con Android (verde).

 

 

No es coincidencia entonces que haya un Apple Watch Edition, de oro sólido y con un precio de $17,000. Este modelo está llenando dos objetivos:

 

1- Posicionar al Apple Watch como un accesorio de lujo

Si no hubiera un Apple Watch de oro, no lo veríamos en revistas de moda ni en las muñecas de celebridades y millonarios (que lo puedan pagar sin preocuparse porque pueda estar obsoleto dentro de un año).

Seamos realistas, ninguna celebridad se dejará ver en público con un Pebble o un Moto 360. Son relojes de $200: no los diferencian, no tienen un valor de moda y sus funciones ‘smart’ no valen el esfuerzo. Pero cuando Apple, marca con la que ya tienen una relación, saca un reloj de +$10,000 que muy pocos van a tener, entonces el producto se vuelve mucho más interesante.

 

2. Un primer paso en robarse un trozo de la multi-billonaria industria relojera suiza

¿Preferirá alguien comprar un Apple Watch que Rolex o un Patek Philippe?

La industria relojera está en negación de que esto pueda suceder, pero creo fielmente que así va a ser. Apple no solo ha creado un producto que compite en diseño, ingeniería, y moda, sino que además hace mucho más que dar la hora. La combinación de lujo, utilidad e innovación me aseguran que Apple va a impactar visiblemente el mercado de los relojes suizos, tal vez no hoy, pero definitivamente dentro de 5 ó 10 años cuando los smartwatches adquieran una masa crítica.

Edit: según los reportes actuales, las exportaciones de relojes Suizos disminuyeron en un 12% para Octubre 2015. http://appleinsider.com/articles/15/11/19/swiss-watch-exports-suffer-largest-decline-in-6-years-following-apple-watch-launch

Hasta esta década el reloj solo servía para dar la hora. La industria relojera no se vio amenazada porque los smartphones también den la hora, pues la gente compra relojes por razones distintas. Pero…

…cuando el reloj integra funciones de pago, de comunicación y de salud entonces el mundo no se va a conformar con un aparato que solo dé la hora.

Me atrevo a predecir que los relojes tradicionales pasarán a ser curiosidades, joyería para ocasiones especiales. Dentro de 10 años nuestras actividades diarias van a estar seriamente entrelazadas con las funciones de nuestros relojes, por que lo cierto es que el Apple Watch es un dispositivo revolucionario con una experiencia de uso fascinante.

El reloj como medio de productividad

Creo que para muchas personas la variable de productividad será la más relevante para justificar la decisión de comprar un Apple Watch.

¿Por qué elegí el Apple Watch Stainless Steel?

Ahora que estamos siendo honestos con la variable de objeto de lujo del Apple Watch, puedo ser honesto con mi razonamiento para la versión del Watch que elegí.

Quienes han oído hablar de mí sabrán que se me conoce como alguien involucrado en tecnología, por lo que la importancia de ser un early adopter del Watch estaba muy clara. Pero el Apple Watch que elija también hablará de mí.

Confío en lo útil que será mi Apple Watch y espero utilizarlo en mi día a día: desde una oficina informal hasta reuniones con clientes e inversionistas para Slidebean. Elegir el más económico Apple Watch Sport podría dejar ver que fue lo mejor a lo que pude aspirar porque los negocios no van tan bien, así que si pretendía usar mi Watch en todos los contextos, era prudente elegir la opción intermedia de acero.

Con respecto al tamaño, mi razonamiento fue que mis muñecas son bastante angostas. Sin tener el chance de ver el reloj en persona antes de comprarlo (ya que pre-ordené desde el día 1) opté por el de 38mm, un poco preocupado porque el de 42mm fuera demasiado grande.

Al recibirlo, noté que es definitivamente más pequeño de lo que parece.

 

Apple Watch 38mm (izquierda) y 42mm (derecha).

Apple Watch 38mm (izquierda) y 42mm (derecha).

 

En general la mayoría de los hombres deberían inclinarse por la versión de 42mm, ya que el de 38mm no se ve bien en muñecas anchas. Creo que las mujeres tendrán más flexibilidad, y su elección dependerá de su gusto por relojes grandes o pequeños.

El Milanese Loop fue mi banda favorita y se siente muy bien, mi segunda opción habría sido el Link Brazalet.

De nuevo, Apple se preocupó porque hubiesen variables para todos los gustos y particularmente, para todos los presupuestos.

Carátulas

Hay 10 caras distintas de reloj, la mayoría muy personalizables, desde color y funciones hasta cantidad de números en la circunferencia. Además las carátulas permiten agregar ‘complicaciones’ (termino de relojería tradicional) como fecha, husos horarios, próxima reunión, progreso de actividades y batería.

Acá las tres que he estado utilizando:

Izquierda: carátula Utility. Centro: carátula Simple. Derecha: Astronomy, con la posición real actual de los planetas en el Sistema Solar.

Izquierda: carátula Utility. Centro: carátula Simple. Derecha: Astronomy, con la posición real actual de los planetas en el Sistema Solar.

La posibilidad de obtener varias piezas de información relevantes en un solo vistazo, es algo que el teléfono nunca me ha podido dar.

 

Notificaciones

Las notificaciones son, definitivamente, la herramienta más poderosa que posee el Apple Watch. Hace varios años se discute la adicción que hemos desarrollado a nuestros smartphones, a estar conectados todo el día y revisarlo constantemente.

Esto es precisamente lo que el Apple Watch se enfoca en corregir. Las interacciones en el reloj están diseñadas para durar tan solo algunos segundos y reemplazar muchas de las que hoy requieren el uso de nuestros teléfonos. La costumbre de sentarse a la mesa y revisar el teléfono responde a las constantes vibraciones, llamadas y notificaciones de todas las aplicaciones que usamos regularmente.

Si bien llegar al Nirvana de la configuración requirió un par de días, una vez ahí la visión de Apple para su reloj queda más clara que nunca.

 

Las notificaciones son simples taps (con o sin sonido) que te invitan a alzar la mano. En mi caso, la mayoría de las notificaciones no requieren acción, tengo configuradas menciones en Twitter y en Slack (chat interno del trabajo), y las noticias del app de CNN. En un solo vistazo estoy enterado de todos los headlines en el momento en que ocurren, acción que de otra manera me tomaría mucho más tiempo.

Ahora, creo que no tendría sentido activar email o notificaciones de Facebook, porque de todas formas requiero de mi teléfono si quisiera revisarlas y actuar al respecto. Es muy importante asegurarse de que las aplicaciones que uno decida activar sean las que realmente son importantes.

También es importante notar que todas las notificaciones que se envían al reloj no son enviadas a los demás dispositivos, excepto cuando están en uso. Si estás usando tu iPhone y llega un mensaje, este no se replica al reloj, pues no tendría ningún sentido.

Mensajes

La experiencia de contestar mensajes fue una de las mejores sorpresas.

Mientras compraba en el supermercado recibí un mensaje de mi hermana. La notificación fue un suave tap en mi muñeca y aunque tengo las manos ocupadas, puedo tan solo alzar el brazo y aparece el mensaje en la pantalla:

¿Es cierto que hay un Così nuevo en San José?

El reloj me da varias respuestas predeterminadas como ‘Si’, ‘No’, ‘Por Supuesto’, ‘Te llamo más tarde’, y algunas otras que configuré manualmente. Ahora, nótese que tanto mi reloj como mi teléfono están en inglés, pero automáticamente se detectó que el mensaje estaba escrito en español.

Sí (respuesta predeterminada).

Sigo caminando y recibo otro tap.

¿Por dónde queda?

No hay respuesta predeterminada para esto, entonces la opción es dictar.

 

Nótese que la interfaz del reloj está en inglés, pero mi texto en español se detectó sin problema.

Nótese que la interfaz del reloj está en inglés, pero mi texto en español se detectó sin problema.

Pese al ruido del supermercado y a que no acerqué mi brazo a mi boca, no tengo que esperar para ver la frase como texto en la pantalla, sin un solo error (mucha más rápido de lo que Siri suele funcionar en el teléfono). El reloj me da la opción de enviar el texto o el audio original (asumo en caso de que haya errores en el texto). Un solo tap.

Toda esta acción tomó tan solo algunos segundos. La interfaz está diseñada para resolver este tipo de interacciones sin recurrir al teléfono, y lo logra perfectamente.

 

Llamadas

No creí que las llamadas fueran a tener sentido en el reloj, en parte por lo extraño que me parecía hablarle a la muñeca cual Power Ranger; pero en dos ocasiones he hecho uso de la función y me ha servido excelente.

La primera vez, conduciendo. En conjunto con el teléfono el Apple Watch vibra (más prominentemente que con las notificaciones regulares). No tenía audífonos, entones decidí contestar con un tap en el reloj. Ya que mi mano está sobre el volante, la distancia para conversar es ideal. El audio está al volumen justo y según comenté con la otra parte, no se esucuchó ruido de ambiente.

En la segunda ocasión estaba en mi departamento y dejé mi celular cargando. Igualmente, pude contestar sin la necesidad de levantarme hasta el teléfono. Podríamos llamarlo vagancia, pero el Apple Watch busca un nivel más alto de conveniencia en nuestras interacciones con los dispositivos, y lo logra.

Passbook y Apple Pay

Los que han tenido la experiencia de cargar sus pasajes de avión o sus entradas al cine a sus teléfonos, entenderán la conveniencia de evitar los papeles arrugados en sus bolsillos. Apple Watch lo resuelve aún mejor, de nuevo, sin la necesidad de sacar el teléfono de tu bolsa, y con una preocupación reducida a quedarte sin batería.

Para mí la mejor experiencia con Passbook ha sido definitivamente la de los tiquetes de avión. Apple Watch automáticamente te anuncia cambios en horas de salida y puertas de abordaje, y te envía una notificación con tu boleto cuando estás en el aeropuerto. El QR Code del tiquete se escanea en la puerta y listo.

 

Apple Pay funciona con igual facilidad. Por ahora requiere una cuenta de banco en Estados Unidos (no funcionó con niguna de mis tarjetas de Costa Rica). Una vez configurado, requiere solo dos taps en el botón del reloj y con la misma tecnología NFC que se está utilizando en tarjetas de crédito, pagar solo requiere acercar la muñeca.

La seguridad para Apple Pay y para todas las aplicaciones del reloj se logra mediante el sensor de pulso. Si el Apple Watch detecta que se separó de tu muñeca, automáticamente solicita un pin para ser desbloqueado, garantizando que nadie lo puede utilizar o reconfigurar en caso de robo.

 

Batería

La batería cumplió y superó mis expectativas. Hasta ahora la sesión más más intensa de uso ha sido salir de mi apartamento a las 8am y regresar a las 8pm, aún con +25% de batería y utilizándolo moderadamente a través del día. Gracias a esto no tengo que preocuparme por llevar el cable y simplemente cargo el reloj en las noches.

Edit: con el lanzamiento de WatchOS2 la eficiencia de la batería mejoró muchísimo. Generalmente estoy llegando de vuelta a mi apartamento con 40–50% de carga.

 

Otras Aplicaciones

Viendo el potencial de las pocas aplicaciones que por ahora hay disponibles en el App Store, creo que falta muy poco para empezar a ver usos que aún no nos hemos imaginado para la tecnología dentro del reloj.

Por ahora Apple requirió que todas las aplicaciones funcionaran desde el teléfono, lo que limita un poco qué funciones pueden desarrollar los terceros, pero cuando el SDK se abra es de esperar que aparezcan apps revolucionarios.

Si hay una queja con el reloj hasta ahora, sería esta: pocas aplicaciones. Las desventajas de ser de los primeros en la fila, supongo.

Edit: igualmente, WatchOS2 introdujo aplicaciones nativas que funcionan desde el reloj. En general, el rango de aplicaciones ha aumentado aunque aún se siente medianamente escaso.

 

El reloj como herramienta de salud

Este es el mercado que busca conquistar el Apple Watch Sport, posicionándose contra wristbands como los de Polar y Nike, que estoy seguro van encontrar muy difícil competir contra las funciones del reloj.

Igualmente, el Apple Watch Sport se vende como un producto premium dentro de su mercado de deportistas: más caro que la mayoría sus competidores, pero más completo y con muchas más funciones.

Cabe mencionar que las bandas de cuero y las de acero no hacen sentir al reloj como un dispositivo deportivo: por ejemplo, no tuve el valor de utilizar el mío mientras jugaba futbol. Confío que esto cambie en cuanto tenga una banda de hule como las del Apple Watch Sport.

El reloj mide el pulso constantemente mediante un sistema de luces y sensores que están en contacto con la piel. Esta información es monitoreada una vez por minuto y almacenada en la aplicación de Health en el iPhone.

 

Activity Tracker

Uno de los mejores ejemplos del potencial del Apple Watch. Mediante gamification motiva al usuario a cumplir tres metas de movimiento diario: ponerse de pie al menos una vez por hora, hacer al menos 30 minutos de ejercicio y quemar un número determinado de calorías diarias.

El sistema de recordatorios y medallas es excelente y me he encontrado haciendo un esfuerzo adicional durante el día para asegurarme de cumplir mis metas. Para una persona sedentaria, la motivación está funcionando de maravilla.

 

Workout

La aplicación de Workout funciona en conjunto con el Activity Tracker, para llevar registro de rutinas de ejercicio específicas y medir distancia, tiempo y calorías quemadas. Ya que no tengo una banda de hule, no he podido experimentar demasiado con este app.

 

Conclusiones

Como cualquier reloj, el Apple Watch va a hablar de vos, se va a notar en tu muñeca y va a llamar la atención, lo querás o no.

El reloj está diseñado como un medio de expresión personal, y el mensaje que proyecte va a ir evolucionando rápidamente con el pasar del tiempo. Tener un Apple Watch hoy (Mayo 2015) significa que sos un early adopter de tecnología y que te apuraste a ordenarlo.

Una vez que Apple logre suplir la demanda habrá mucho más que observar.

La banda que usés en el día a día nos contará si hacés deporte o no. La carátula que escojás hablará de tu gustos de diseño y color. El modelo que compraste probablemente refleje tu capacidad de adquisición.

Te lo vas a poner en la mañana por dos razones: por el uso que le das a sus funciones y por lo que dice de vos. Esto hace al Apple Watch un dispositivo sumamente poderoso.

Es precisamente en este punto que los smartwatches de Samsung y Motorola fallaron rotundamente. Son medianamente útiles por sus funciones, pero no fueron hechos para ser accesorios, no fueron diseñados para hablar de sus dueños, entonces el incentivo de utilizarlo es más débil.

No tengo la menor duda de que este es el primer paso en la revolución de wearable technology. El Apple Watch, mediante sutiles taps en mi muñeca me ha desconectado del teléfono, me ha hecho más eficiente en mi productividad y (¿más importante?) habla de mí.

Conforme el dispositivo adquiera masa crítica no tengo ninguna de que los smartwatches se van a convertir en una extensión natural de los smartphones.

Una vez más, Apple está a punto de cambiar el mundo.
TecnologíaCaya