Earth Dimension C-137

Blog en Español

¿Por qué no voy a votar por Juan Diego Castro?

Este es el primero en una serie de artículos sobre mi proceso de pensamiento para estas eleciones. He decidido por quién votar no porque me enamore ningún candidato, sino, literalmente, porque descarté a los candidatos por los que no puedo votar.

Este es el primero en una serie de artículos sobre mi proceso de pensamiento para estas eleciones. He decidido por quién votar no porque me enamore ningún candidato, sino, literalmente, porque descarté a los candidatos por los que no puedo votar.


No puedo votar por Juan Diego Castro..

...y empiezo por él por que me sorprende y me preocupa que realmente sea una opción para tantos costarricenses. 

He tratado de entender por qué Castro se ha convertido en una opción real para tanta gente: ‘estamos cansados de lo mismo’, dirá uno y mil titulares y comentarios de Facebook. Hace 4 años rompimos el bipartidismo por primera vez en medio siglo porque no queríamos ‘más de lo mismo’, pero no fue suficiente. 

Pero Juan Diego Castro no es la respuesta. El rumbo de un país no cambia a punta de cerrar medios de comunicación, o insultar abiertamente a los otros candidatos o bloquear a sus opositores en Twitter. 

La principal razón por la que un gobierno de Juan Diego Castro me preocupa gira alrededor de su gestión como Ministro de Seguridad en el gobierno de Figueres. 

En 1995, Juan Diego Castro rodeó la Asamblea Legislativa de cientos de policías armados para promover sus reformas penales. A sus ojos, ‘un desfile pacífico’ y a ojos de todos los demás, ‘matonismo’. 

Si bien no fue un acto de violencia, sí fue uno de intimidación, sin precedente en la última mitad de siglo y suficiente para ganarse el primer voto de censura emitido en la historia del país, por 51 de los 56 diputados presentes en la Asamblea en ese momento.

No recuerdo ni encontré suficientes fuentes para entender el contexto político del momento, pero la mayoría del gobierno concordó en este voto de censura. Con 51 de 56 votos, incluso el partido oficialista en ese momento, Liberación Nacional, consideró que Juan Diego Castro se excedió en su ‘desfile’. No creo que sea exagerado decir que es lo más cercano que hemos estado a un golpe de Estado, en un país donde nos jactamos de encontrar la solución pacífica para los conflictos.

Hay otras historias sobre la compra de armamento para la Fuerza Pública, pero creo que los hechos del 7 de Diciembre son suficientes para respaldar mi punto:

¿Qué pasa cuando le damos más poder a alguien que ya lo ha abusado? 

______

He leído y visto las entrevistas con Castro acerca del conflicto con su familia, tanto su versión como la de su madre. 

Recordemos que la madre de Juan Diego Castro lo demandó por violencia doméstica en 2009, y durante varios meses tuvo una orden de restricción en su contra. En un vídeo grabado para la televisión, la mamá amplió sobre sus declaraciones y lo trató de sociópata. 

La defensa del candidato a estas acusaciones es que simplemente son mentira, "manipulación de su familia y sus hermanos", con los que tiene un conflicto conocido abiertamente. Juan Diego Castro ha traído a la luz pública en múltiples ocasiones el tema de sus conflictos familiares por la administración de sus empresas y por sus herencias, lo cuál le da veracidad a la historia de que existen conflictos serios en su familia. 

No veo por qué una madre mentiría para perjudicar a su hijo, y el conjunto de eventos que la hayan podido llevar a demandarlo por violencia doméstica, me parece, tiene que tener un trasfondo real. 

Suficiente para ganarse mi voto de censura. 

________

El último factor que cabe mencionar es el tono en extremo populista de su campaña, que obviamente hace eco de la reciente campaña que definió las elecciones en Estados Unidos. 

Juan Diego Castro ha optado por ganar votos no proponiendo soluciones, sino (literalmente) inventándose sobrenombres para sus contrincantes, promocionándose como una víctima de noticias y publicaciones falsas y escribiendo un mensaje calculado pero vacío para apelar a las masas: corrupción, Estado Católico, ‘mano dura’. 

Su plan de Gobierno no propone nada realmente nuevo (excepto, quizá, su idea de unificar la policía). Controlar el gasto, reducir viáticos, teletrabajo… ‘Empoderamiento del ciudadano en la lucha contra la corrupción’ dice su sitio web. Nada que no se haya dicho, pero especialmente, nada que nos mueva hacia adelante. 

No encontré referencias en su sitio web con respecto a la economía, empleo o inversión extranjera, no parecen ser una prioridad. Deberían serlo. 

_______

 

Entonces... ¿Quién soy y en qué creo? 

Creo que juzgar a un político por su 'plan de gobierno' es ingenuo. Las leyes y las políticas no las aprueba ni una persona ni un partido; las leyes y las políticas se definen por una complicada (y subestimada) negociación entre muchas personas, con opiniones diferentes y representando intereses opuestos. 

A veces el que está a cargo tiene el carácter para mover la legislación a su favor, o controla un mayor porcentaje del parlamento; pero a veces los legisladores están divididos nadie está dispuestos a ceder.

Quiero pensar que muchas veces sobra voluntad, convicción o talento en un bando, pero no en los otros- y 20 diputados tercos es todo lo que se necesita para trabar al país. 

Me parece más relevante votar por un presidente con quien comparto ideales, que por lo que diga el papel de su campaña. No me engaño, un porcentaje pequeño de su plan de gobierno verá la luz, pero las ideas quedan. Son los ideales los que salen a reducir en las emergencias, o cuando le toca dar la cara en el marco internacional. 

Entonces.... creo que la comunidad LGTBI debería tener exactamente los mismos derechos que todos. Creo que varias instituciones del Estado deben desaparecer o privatizarse y que el aparato estatal no debe crecer más. Creo que no vamos a avanzar si el Estado no se separa de la Iglesia. Creo que muchos de nuestros problemas se solucionarían si fuéramos MUCHO mejores cobrando impuestos, en lugar de creando nuevos.


Screen-Shot-2017-07-08-at-7.48.54-AM.jpg
Soy Caya. En mis 20s fundé dos compañías que han traído a CR más de USD $1,000,000 de ventas en el extranjero.
 
Soy de Santo Domingo, Limón, Alajuela y San José. Soy de la UCR y de la Véritas, a medias. Viví en Santiago y en New York.
Elecciones 2018Caya